ABIGAIL García Fayat2018-07-30T00:26:53+00:00

Project Description

“Las piezas y sus creadores, la relación orgánica, la conformación de un imaginario colectivo en aquel lugar lleno de magia, son las cosas me interesa mostrar.”

Foto: Cortesía de la artista.

DECLARACIÓN DE ARTISTA. No hay nada más genuino e imperecedero que el arte popular. En Juanelo, barrio del municipio San Miguel del Padrón en La Habana, la pintora Antonia Eiriz como parte de las actividades de los festejos populares, ideó hacer títeres para representaciones teatrales, usando la técnica del papier maché. En aquel momento no imaginó que eso se convertiría en una actividad cotidiana y de mayor repercusión cuya práctica quedó plasmada en varios documentales, reportajes noticiosos y museos nacionales.

Para capturar esa experiencia fui una tarde a casa de Antonia. Allí capturé imágenes  que son una muestra de cómo el “Realismo Mágico” es parte de nuestra vida. Al ver las fotos se hizo evidente el paralelismo con varios personajes de la novela de Gabriel García Márquez, Cien años de Soledad (…) Las piezas y sus creadores, la relación orgánica, la conformación de un imaginario colectivo en aquel lugar lleno de magia, son las cosas me interesa mostrar.

ABIGAIL García Fayat

(1964 –     )

BIOGRAFÍA. El acercamiento de Abigaíl García a las artes visuales se manifiesta desde temprana edad debido a la influencia de su padre, el destacado fotógrafo y director de fotografía de cine, Mario García Joya. En palabras de Abigaíl, la casa del padre era como un foro por donde pasaban los creadores fundamentales de todas partes del mundo. Era un sitio donde ella fungía como testigo y partícipe de discusiones artísticas que luego nutrirían su práctica profesional. Sus inquietudes estéticas fueron plasmándose, primero, mediante estudios de pintura, cerámica, ballet y actuación hasta 1982 que comenzó a trabajar el medio fotográfico con las enseñanzas de su padre y el joven fotógrafo Sebastián Elizondo. Además, cursó estudios de diseño con el pintor y diseñador Raúl Martínez. En 1984 participó en el Seminario Para una lectura de la imagen fotográfica impartido en el  Primer Coloquio de Fotografía Cubana por los fotógrafos Pedro Meyer y Pablo Ortiz Monasterio.

El período de mayor actividad creativa de Abigaíl se desarrolló durante los años ochenta. Durante esa etapa combinó su experiencia profesional como foto fija en rodajes de cine y fotógrafa de la revista Cine Cubano y el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) con su participación en diversas exposiciones personales y colectivas. Entre ellas: Homenaje a Caibarién en la Galería Leopoldo Romañach (Caibarién, 1983), Fotografía Cubana en el Palacio de la República (Berlín, 1984), Primera Bienal de La Habana (La Habana, 1984), Hecho en Latinoamérica III (La Habana, 1984) y A view from Inside en el Photographic Resource Center (Boston University, 1986). Abigaíl García fue integrante del equipo de creación colectiva Hexágono entre 1982 y 1984, pionero en el performance y la intervención del paisaje en el arte cubano. En 1982 recibió el Premio de Fotografía Cubana (La Habana) y en 1983, el Gran Premio en un Concurso Internacional de Fotografía en Edmonton, Canadá. Obras suyas forman parte de la colección del Museum of Contemporary Photography en Columbia College, Chicago.

DECLARACIÓN DE PROYECTO. En este ensayo, vuelvo a adentrarme en el imaginario popular. Las Parrandas de Caibarién y Remedios son una manifestación popular que involucra a todo el pueblo y que pone de manifiesto la creatividad de los habitantes de esas ciudades del centro de la Isla de Cuba, pertenecientes a la provincia de Villa Clara. Estas fiestas son parecidas al carnaval, pero la ciudad se divide en dos grandes barrios y estos compiten en las carrozas, en la cantidad y vistosidad de los fuegos artificiales, en los trabajos de plaza, etc. Todo se prepara en secreto, desde la selección del tema de la carroza hasta el trabajo de plaza. Para esas fechas todas las energías y recursos de la ciudad son destinados a las Parrandas donde se desborda la creatividad popular y la ciudad se inunda de imágenes… Realidades. Caibarién y Remedios. Villa Clara, 1985.

Foto: Cortesía de la artista.

ABIGAIL García Fayat

(1964 –     )

BIOGRAFÍA. El acercamiento de Abigaíl García a las artes visuales se manifiesta desde temprana edad debido a la influencia de su padre, el destacado fotógrafo y director de fotografía de cine, Mario García Joya. En palabras de Abigaíl, la casa del padre era como un foro por donde pasaban los creadores fundamentales de todas partes del mundo. Era un sitio donde ella fungía como testigo y partícipe de discusiones artísticas que luego nutrirían su práctica profesional. Sus inquietudes estéticas fueron plasmándose, primero, mediante estudios de pintura, cerámica, ballet y actuación hasta 1982 que comenzó a trabajar el medio fotográfico con las enseñanzas de su padre y el joven fotógrafo Sebastián Elizondo. Además, cursó estudios de diseño con el pintor y diseñador Raúl Martínez. En 1984 participó en el Seminario Para una lectura de la imagen fotográfica impartido en el  Primer Coloquio de Fotografía Cubana por los fotógrafos Pedro Meyer y Pablo Ortiz Monasterio.

El período de mayor actividad creativa de Abigaíl se desarrolló durante los años ochenta. Durante esa etapa combinó su experiencia profesional como foto fija en rodajes de cine y fotógrafa de la revista Cine Cubano y el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) con su participación en diversas exposiciones personales y colectivas. Entre ellas: Homenaje a Caibarién en la Galería Leopoldo Romañach (Caibarién, 1983), Fotografía Cubana en el Palacio de la República (Berlín, 1984), Primera Bienal de La Habana (La Habana, 1984), Hecho en Latinoamérica III (La Habana, 1984) y A view from Inside en el Photographic Resource Center (Boston University, 1986). Abigaíl García fue integrante del equipo de creación colectiva Hexágono entre 1982 y 1984, pionero en el performance y la intervención del paisaje en el arte cubano. En 1982 recibió el Premio de Fotografía Cubana (La Habana) y en 1983, el Gran Premio en un Concurso Internacional de Fotografía en Edmonton, Canadá. Obras suyas forman parte de la colección del Museum of Contemporary Photography en Columbia College, Chicago.

“Las piezas y sus creadores, la relación orgánica, la conformación de un imaginario colectivo en aquel lugar lleno de magia, son las cosas me interesa mostrar.”

DECLARACIÓN DE ARTISTA. No hay nada más genuino e imperecedero que el arte popular. En Juanelo, barrio del municipio San Miguel del Padrón en La Habana, la pintora Antonia Eiriz como parte de las actividades de los festejos populares, ideó hacer títeres para representaciones teatrales, usando la técnica del papier maché. En aquel momento no imaginó que eso se convertiría en una actividad cotidiana y de mayor repercusión cuya práctica quedó plasmada en varios documentales, reportajes noticiosos y museos nacionales.

Para capturar esa experiencia fui una tarde a casa de Antonia. Allí capturé imágenes  que son una muestra de cómo el “Realismo Mágico” es parte de nuestra vida. Al ver las fotos se hizo evidente el paralelismo con varios personajes de la novela de Gabriel García Márquez, Cien años de Soledad (…) Las piezas y sus creadores, la relación orgánica, la conformación de un imaginario colectivo en aquel lugar lleno de magia, son las cosas me interesa mostrar.

DECLARACIÓN DE PROYECTO. En este ensayo, vuelvo a adentrarme en el imaginario popular. Las Parrandas de Caibarién y Remedios son una manifestación popular que involucra a todo el pueblo y que pone de manifiesto la creatividad de los habitantes de esas ciudades del centro de la Isla de Cuba, pertenecientes a la provincia de Villa Clara. Estas fiestas son parecidas al carnaval, pero la ciudad se divide en dos grandes barrios y estos compiten en las carrozas, en la cantidad y vistosidad de los fuegos artificiales, en los trabajos de plaza, etc. Todo se prepara en secreto, desde la selección del tema de la carroza hasta el trabajo de plaza. Para esas fechas todas las energías y recursos de la ciudad son destinados a las Parrandas donde se desborda la creatividad popular y la ciudad se inunda de imágenes… Realidades. Caibarién y Remedios. Villa Clara, 1985.

error: El contenido está protegido!!!
Este sitio web utiliza cookies y servicios de terceros. Configuración Aceptar