Project Description

“La mujer no aparece como una figura heroica, sino como una víctima ritual, en un espacio doméstico restringido y depauperado.”

Foto: Cortesía de la artista.

DECLARACIÓN DE ARTISTA. La novia, puesta al desnudo por Katia, (y no precisamente por Duchamp) establece lazos cuyas lías y nudos nunca dejan espacio al erotismo y la fantasía visual de la ceremonia tradicional. Deviene un calvario de pequeños sucesos que la autora pulsa con empeño moviéndonos de lo sublime a lo ridículo, de la risa a la congoja, y de la esperanza al dolor. Cada “cuadro” presenta la boda como opción, escape, o búsqueda de soluciones. Tanto el ritual de vestirse como los atuendos (la novia que se asea, se pinta las manos, se hace los rolos, se peina, entra en la saya paradera, se ahoga de calor, se mira ante el espejo) nos presentan su entorno, sus circunstancias, su familia, sus amigos y vecinos. Ventanas y puertas, luces naturales o artificiales sugieren escape, salida de aquel espacio pequeño, claustrofóbico, pobre, necesitado. Finalmente, vestida y desesperada, la novia sale a la calle, al carro elegante, al salón protocolar. Su mirada esquiva, ausente, poco o nada nos dice de su felicidad.

*Fragmento del texto Fotógrafas contemporáneas cubanas en la construcción de género e imágenes escrito por Dannys Montes de Oca, 2007.

KATTIA García

(1961 –     )

BIOGRAFÍA. Graduada de las carreras Lengua Inglesa (Universidad de La Habana, 1980) y Periodismo Gráfico (Universidad de La Habana, 1992); Kattia García desarrolló sus estudios en artes mediante talleres de diseño con el pintor Raúl Martínez (1983), seminarios impartidos por el cineasta Tomás Gutiérrez Alea (1984) y encuentros con su padre, el fotógrafo Mario García Joya. (1984). Kattia García colaboró con María Eugenia Haya durante el período de 1980 a 1991 en el proceso de investigación para la conformación de una Historia de la Fotografía Cubana. Además, se desempeñó entre 1984 y 1986 como fotógrafa del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología de La Habana. En este último año, se trasladó a México para estudiar, entre 1986-1987, Conservación y Restauración de Fotografía, en la Fototeca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En esta etapa también trabajó como especialista en la Fototeca de Cuba (1986-1992), asumiendo a partir de 1987 hasta 1992, la dirección de la misma.

Quizás el período de mayor actividad expositiva de Kattia García se concentre entre 1985 e inicios del nuevo milenio. Su obra se presentó en numerosos espacios nacionales e internacionales. Entre ellos Galería AP de la Universidad Veracruzana (México, 1985), Galería de la Universidad Iberoamericana (México, 1985), Festival Internacional de Vancouver (Canadá, 1986), Museo de Imagen y Sonido (Brasil, 1988), Museo Nacional de Bellas Artes (Cuba, 1985, 1987), Fototeca de Cuba (Cuba, 1988), Centro Cultural de Buenos Aires (Argentina, 1988), XX Bienal de Sao Paulo (Brasil, 1989), 5ta Bienal de La Habana (Cuba, 1994) y The Menil Collection (Estados Unidos, 1994). En el año 2017 participó en la muestra ART x CUBA. Contemporary perspectives since 1989 en el Ludwig Forum for International Art en Alemania, catalogada como la representación más amplia de arte cubano en ese país.

Foto: Cortesía de la artista.

KATTIA García

(1961 –     )

BIOGRAFÍA. Graduada de las carreras Lengua Inglesa (Universidad de La Habana, 1980) y Periodismo Gráfico (Universidad de La Habana, 1992); Kattia García desarrolló sus estudios en artes mediante talleres de diseño con el pintor Raúl Martínez (1983), seminarios impartidos por el cineasta Tomás Gutiérrez Alea (1984) y encuentros con su padre, el fotógrafo Mario García Joya. (1984). Kattia García colaboró con María Eugenia Haya durante el período de 1980 a 1991 en el proceso de investigación para la conformación de una Historia de la Fotografía Cubana. Además, se desempeñó entre 1984 y 1986 como fotógrafa del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología de La Habana. En este último año, se trasladó a México para estudiar, entre 1986-1987, Conservación y Restauración de Fotografía, en la Fototeca del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En esta etapa también trabajó como especialista en la Fototeca de Cuba (1986-1992), asumiendo a partir de 1987 hasta 1992, la dirección de la misma.

Quizás el período de mayor actividad expositiva de Kattia García se concentre entre 1985 e inicios del nuevo milenio. Su obra se presentó en numerosos espacios nacionales e internacionales. Entre ellos Galería AP de la Universidad Veracruzana (México, 1985), Galería de la Universidad Iberoamericana (México, 1985), Festival Internacional de Vancouver (Canadá, 1986), Museo de Imagen y Sonido (Brasil, 1988), Museo Nacional de Bellas Artes (Cuba, 1985, 1987), Fototeca de Cuba (Cuba, 1988), Centro Cultural de Buenos Aires (Argentina, 1988), XX Bienal de Sao Paulo (Brasil, 1989), 5ta Bienal de La Habana (Cuba, 1994) y The Menil Collection (Estados Unidos, 1994). En el año 2017 participó en la muestra ART x CUBA. Contemporary perspectives since 1989 en el Ludwig Forum for International Art en Alemania, catalogada como la representación más amplia de arte cubano en ese país.

“La mujer no aparece como una figura heroica, sino como una víctima ritual, en un espacio doméstico restringido y depauperado.”

DECLARACIÓN DE ARTISTA. La novia, puesta al desnudo por Katia, (y no precisamente por Duchamp) establece lazos cuyas lías y nudos nunca dejan espacio al erotismo y la fantasía visual de la ceremonia tradicional. Deviene un calvario de pequeños sucesos que la autora pulsa con empeño moviéndonos de lo sublime a lo ridículo, de la risa a la congoja, y de la esperanza al dolor. Cada “cuadro” presenta la boda como opción, escape, o búsqueda de soluciones. Tanto el ritual de vestirse como los atuendos (la novia que se asea, se pinta las manos, se hace los rolos, se peina, entra en la saya paradera, se ahoga de calor, se mira ante el espejo) nos presentan su entorno, sus circunstancias, su familia, sus amigos y vecinos. Ventanas y puertas, luces naturales o artificiales sugieren escape, salida de aquel espacio pequeño, claustrofóbico, pobre, necesitado. Finalmente, vestida y desesperada, la novia sale a la calle, al carro elegante, al salón protocolar. Su mirada esquiva, ausente, poco o nada nos dice de su felicidad. (Dannys Montes de Oca, 2007)